Central Hidroeléctrica Simón Bolívar

Planta hidroeléctrica que empezó a construirse en 1963 durante el gobierno de Rómulo Betancourt y concluyó en 1986. Es conocida como la represa de Guri y es la cuarta central hidroeléctrica más grande del mundo, luego de las centrales Tres Gargantas (China), Itaipú (frontera Brasil – Paraguay) y Xiluodu (China).

Perfil

Fue inaugurada bajo el nombre “Raúl Leoni” en honor al ex presidente quien activó la primera etapa de operación, hasta el 2006, año en la fue rebautizada como “Simón Bolívar” por decreto presidencial. Tiene una capacidad instalada de 10 mil megavatios (MW), en sus dos casas de máquinas, cada una con 10 unidades generadoras.

Junto a las centrales hidroeléctricas Macagua y Caruachi, provee cerca del 80% de la demanda eléctrica nacional y vende parte de su generación a Boa Vista, ciudad fronteriza del norte de Brasil.
De acuerdo a la Memoria y Cuenta 2013 del Ministerio de Energía Eléctrica, durante ese periodo no se ejecutaron los proyectos de rehabilitación de las unidades del 1 al 6 de la central Guri, cumpliendo con apenas un quinto de la meta planteada por el despacho.

Para el 25 de abril de 2016, la cota del embalse se ubicó en 241,60 metros sobre el nivel del mar, de acuerdo con fotografías difundidas por la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) a través de Twitter, un nuevo mínimo histórico comparado con el mínimo previo registrado en mayo de 2003 de 244,55 m s.n.m.

Según la Memoria y Cuenta 2015, el Ministerio de Energía Eléctrica dispuso para esta central Bs. 7.083.085.764 para el primer semestre y Bs. 6.799.929.327 para el segundo semestre de 2015.
El 5 de abril de 2016, el ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, dio a conocer una orden de dragado que facilitaría que el agua del embalse llegue a las compuertas para impedir la paralización parcial de la central hidroeléctrica, debido a los niveles críticos en los que se encuentra el cuerpo de agua del cual se sirve.

El nivel crítico se ubica en la cota 240 m s.n.m., punto en el que deben apagarse ocho turbinas de la casa de máquinas II, dejando activas solo dos unidades de esa casa y la casa de máquinas I en su totalidad. El día 2 de mayo de 2016, luego de lluvias en el estado Bolívar, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) registró un crecimiento de su cota a 241,57 metros.

El experto eléctrico, José Aguilar, explicó en un artículo de la revista Clímax que al momento de apagar ocho turbinas, se pierden 3 mil 800 MW en las condiciones de operación actual, que dejarían de enviar hasta 4 mil 800 m3/seg hacia Caruachi y Macagua, “es decir tendríamos una merma total de 6 mil 600 MW en el bajo Caroní o una reducción de 40 % de la energía del país”.

El 23 de agosto de 2018, especialistas del Grupo Zuloaga, denunciaron que descargas de agua del Guri podrían incrementar inundaciones en el sur del país, según reseñó El Pitazo.

El apagón 

El 7 de marzo de 2019, cuando el reloj marcaba las 5:00 p.m., un apagón nacional dejó sin luz a 22 estados del país por al menos 80 horas. La falla, que para la fecha no se ha solucionado en su totalidad, se produjo en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar . Tras el hecho, el ministro de Energía Eléctrica y presidente de Corpoelec, Luis Motta Domínguez, informó que la falla del servicio eléctrico era producto de un sabotaje y aseguró que en tres horas se restablecería la electricidad, sin embargo, no fue así.

Asimismo, de acuerdo con el ministro de Comunicación Jorge Rodríguez y la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, la falla se debió a un saboteo internacional que atacó el sistema cibernético y electromagnético de la hidroeléctrica.

No obstante, estas declaraciones fueron desmentidas por el secretario ejecutivo de la Federación de Trabajadores de la Industria Eléctrica de Venezuela, Alí Briceño, quien explicó que la electricidad del país depende en un 80% del Guri, y detalló que el problema se produjo en la línea de transmisión de la subestación eléctrica Malena, ubicada al norte del estado Bolívar. “La maleza había crecido de tal manera que se produjo un incendio de vegetación que hizo que salieran las tres líneas de 765 KW, dos por el calentamiento y la tercera por sobrecarga”, explicó Briceño, según reseñó El Nacional.

En este orden de ideas, el presidente de la Asociación Venezolana de Ingeniería Eléctrica, Mecánica y Profesiones Afines (Aviem), Winston Cabas, estimó que la recuperación del sistema eléctrico venezolano puede demorar entre cinco y seis días. Asimismo, explicó que el sobrecalentamiento y la sobrecarga que experimentaron las tres líneas sacaron del sincronismo a las centrales hidroeléctricas del Guri y de Caruachi (Central Hidroeléctrica Francisco de Miranda). El ingeniero también asevero que el sistema del control automatizado del Guri es analógico, por lo que no hay forma de que se acceda a él de forma digital.

Esta tesis fue reiterada por un informe de la Escuela de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Central de Venezuela donde se expone, paso a paso, las causas del mega apagón. En este sentido, el informe coincide con las declaraciones de los ingenieros y se afirma que el apagón se produjo por una falla del sistema de transmisión de 765kV que causó la salida de toda la generación hidroeléctrica y la incapacidad de las termoeléctricas para mantener operativo parte del sistema eléctrico nacional.

 

 

Datos Básicos

Tipo de Organizacion:
Empresa Privada
Nombre Fantasía:
Central Hidroeléctrica Simón Bolívar
País:
VENEZUELA

Propiedad

Tiene como Dueñoa Centrales hidroeléctricas del Bajo Caroní Es Presente