Iván Simonovis

03-03-1960

En su libro “El prisionero rojo”, que comenzó a escribir desde una celda en el Sebin usando un lápiz y una servilleta, el comisario Iván Simonovis relata que su abuelo participó en la fundación de la Policía Técnica Judicial (PTJ), su padre fue también funcionario y él, durante 22 años, formó parte del mismo organismo. Ingresó en el año 1980 a la extinta PTJ y, tras una serie de cursos en países como EEUU, Francia y Alemania con grupos élites de los organismo de seguridad de esas naciones, así como su paso por diversas divisiones del cuerpo policial venezolano, incluyendo la jefatura de la Brigada de Acciones Especiales (BAE), Simonovis Aranguren ascendió a comisario en jefe.

Perfil

Esa jerarquía ocupaba cuando el entonces ministro de Relaciones Interiores, Luis Alfonso Dávila, lo envió en comisión de servicio a la alcaldía mayor en el 2000, para convertirse en el secretario de Seguridad Ciudadana de la gestión del alcalde Alfredo Peña.

Entonces le correspondió organizar la protección de los ciudadanos que participaron en las 744 marchas del año 2000, 1.240 del año 2001 y las que se realizaron entre enero y abril de 2002, sin que hasta el 11 de abril de 2002 hubiera un fallecido. Ese día, 18 personas fallecieron con disparos, la mayoría de ellos en la cabeza.

En diciembre de 2013, el comisario dijo a la periodista Sheyla Urdaneta del diario zuliano La Verdad, que: “El 11-A millones de personas fueron a solicitar al Presidente su renuncia, como puede suceder en cualquier democracia, pero terminaron emboscados por más de 70 pistoleros simpatizantes del oficialismo, esa es la realidad. Esas personas fueron fotografiadas e identificadas durante el juicio que se nos hizo a nosotros, pero les otorgaron un indulto en el año 2007 y jamás fueron procesadas. Eso ya está en un expediente”.

El 22 de noviembre de 2004, Simonovis es capturado de forma ilegal, sin orden de detención, en el aeropuerto de Maracaibo cuando se disponía a volar a Atlanta. Dos días más tarde se le decreta su privativa de libertad, por homicidio en grado de cooperador necesario. El Diario Las Américas en una cronología del caso señala que casi un año y medio después de la captura del jefe de policía, el 20 de marzo de 2006 se inicia el juicio contra los tres comisarios y los ocho policías acusados por los hechos previos al golpe de Estado. “El llamado juicio más largo de la historia de Venezuela se prolonga durante tres años: 231 audiencias, 265 experticias, 72 pruebas documentales, 196 testigos, 45 expertos, 173 piezas de expediente y más de 5.700 fotos y vídeos. El encargado de la investigación declara que no se encontraron pruebas que demostraran que los comisarios hubieran dado a su subalternos órdenes de disparar para matar ni tampoco de suministrarles armas. Ninguno de los 196 testigos pudieron atribuir responsabilidades individuales a los acusados”.

El 3 de abril de 2009, los comisarios de la ex Policía Metropolitana, Henry Vivas y Lázaro Forero, así como Simonovis y otros ocho funcionarios de la PM. Entonces fue enviado a la sede del Sebin en Helicoide y pese a las apelaciones y a la propuesta de la oposición de nominarlo como candidato a diputado en las elecciones parlamentarias de 2010, la Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia se encargaron de mantenerlo en prisión en el Helicoide, donde eran más los días bajo la sombra de la celda, que las veces que vio el sol, lo que ayudó a abultar el cuadro de enfermedades que le fueron diagnosticadas.

En febrero de 2013, el Tribunal Primero de Juicio ordenó su traslado a la prisión militar de Ramo Verde, ordenando también dos horas diarias de sol, además como tratamiento fisiátrico para algunas de sus 17 dolencias diagnosticadas. En agosto de ese mismo año estuvo a punto de morir a causa de una apendicitis mal diagnosticada.

Finalmente, en septiembre de 2014, en medio de un descenso considerable de la popularidad del presidente Nicolás Maduro, hecho medido por encuestadoras como Datanálisis e Hinterlaces, Simonovis recibió el beneficio de casa por cárcel después de nueve años y 10 meses preso.

El 25 de junio de 2019, Simonovis, informó que se encuentra en Washington y asistirá al Congreso de los Estados Unidos en una reunión con senadores y representantes demócratas y republicanos. “Desde ya estoy trabajando por recuperar cuanto antes la libertad de Venezuela” comentó en su cuenta en la red social Twitter.

El pasado 16 de mayo de 2019 el presidente (E), Juan Guaidó, otorgó un indulto al ex comisario.

El 26 de junio de 2019 Simonovis ofreció una rueda de prensa desde la residencia oficial del Encargado de Negocios de Venezuela ante Estados Unidos, Carlos Vecchio. El ex comisario recordó que aún quedan cinco funcionarios de la Policía Metropolitana presos por los sucesos del 11 de abril de 2002: Héctor Rovain, Luis Molina, Erasmo Bolívar, Arube Pérez, Marco Hurtado, estos dos últimos con condenas ya cumplidas.

Simonovis aseguró que aportará información al gobierno de Estados Unidos sobre actividades criminales del gobierno de Maduro. “Fui encerrado en los calabozos del Sebin, donde fueron casi nueve años en unas mazmorras de 2×2 metros. Durante esos casi nueve años solamente tuve acceso a 33 días de sol, eso es una de las cosas que como tortura utiliza el régimen de Maduro para doblegar a las personas”, explicó.

El 10 de julio de 2019 Simonovis fue designado como Comisionado Especial de Seguridad e Inteligencia, por el presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó. “Desde hoy trabaja en coordinación con agencias de seguridad de Estados Unidos como la DEA y la CIA” expresó Carlos Vecchio a través de su cuenta en la red social Twitter.

De acuerdo con la ABC, Simonovis recomienda aplicar el Tiar con la ayuda humanitaria: “Se trata de crear una coalición de varios países para proteger el ingreso de la ayuda humanitaria de medicinas y alimentos”.

El 19 de agosto de 2019 sostuvo una reunión, junto a Carlos Vecchio, con autoridades de la Administración para el Control de Drogas (DEA) para “afinar estrategias y mecanismos de cooperación para combatir el narcotráfico a todo nivel”.

El 1 de septiembre de 2019 Simonovis declaró, a través de su cuenta en la red social Twitter, que el gobierno de Guaidó está planificando acciones, en conjunto con aliados internacionales, para identificar a los “grupos criminales” que se encuentran en el territorio nacional.

El 8 de septiembre de 2019 Simonovis declaró, de acuerdo con una nota de Contrapunto, que un grupo procedente de Siria llegó a Venezuela para encargarse del primer anillo de seguridad de Tareck El Aissami y su familia.

El 7 de abril de 2020 fue designado por Guaidó como miembro de la comisión especial presidencial para la seguridad policial e inteligencia, la cual se encargará de adelantar convenios internacionales con la DEA, para hacer frente al narcotráfico y al terrorismo en el país.

El 4 de septiembre de 2020 Simonóvis aseguró, de acuerdo con una reseña publicada por El Pitazo, que en máximo dos semanas estará listo el convenio con la Administración de Control de Drogas (DEA) sobre Venezuela, para calificar a la Fuerza de Acción Especial de la Policía Nacional Bolivariana (Faes) del gobierno de Maduro como una organización terrorista.

El 2 de diciembre de 2020, Simonóvis junto a Carlos Paparoni, comisionado presidencial contra el terrorismo y el crimen organizado, anunciaron la firma de un convenio con la Sección Antinarcóticos del Departamento de Estado de Estados Unidos. El acuerdo, según reseñó Crónica Uno, permite el intercambio de información oficial sobre narcotráfico, trata de personas, terrorismo, minería ilegal y corrupción entre ambos países.

Datos Básicos

Nombres
Iván Antonio
Apellido 1
Simonovis
Apellido 2
Aranguren
Nombre corto
Iván Simonovis
Fecha de nacimiento
03-03-1960
País de Residencia
Venezuela
Sector
Gobierno

Cónyugue o pareja

es Casado con Bony Simonovis Es Presente

Cargos Públicos

Jefe de gabinete Secretario de Seguridad Ciudadana en Alcaldía Metropolitana de Caracas desde 2000hasta 2002Es Pasado
Comisario en Jefe en CICPC desde 1980hasta 2002Es Pasado