Carlos Rotondaro

Expresidente del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), ente en el que ha ocupado varios cargos desde 2003. Egresó del Ejército en 1987 en la posición 39 de la promoción “Tomas Montilla”, de la que también egresaron el segundo hombre más influyente del Gobierno, Diosdado Cabello Rondón, Jesse Chacón Escamillo, Alejandro Andrade y Jesús María Mantilla, entre otros.

Perfil

El general Carlos Alberto Rotondaro Covo, hombre de confianza del ex presidente, Hugo Chávez, y egresado de la misma promoción militar que el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y segundo hombre más influyente del chavismo, Diosdado Cabello, es conocido por haber ejercido la cartera del Ministerio de Salud y la presidencia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (Ivss).

No obstante, el 19 de marzo de 2019, tras emigrar a Colombia, Rotondaro reapareció en la palestra pública y, desde el exilio, vistiendo su traje militar, dio a una entrevista al canal colombiano NTN24 en la que manifestó que “había una política del Gobierno venezolano de dejar sin medicinas a las personas con cuadros clínicos crónicos para entregarlas a cambio de votos en períodos de elecciones, como el de la Constituyente”.

El ministro de salud de Chávez

Rotondaro fue ministro de Salud entre 2009 y 2010. Asimismo, ejerció la presidencia del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) entre 2007-2009 y 2010-2017, aunque ocupó varios cargos en el ente desde 2003.

Egresó del Ejército en 1987 en la posición 39 de la promoción “Tomas Montilla”, de la que también egresaron Diosdado Cabello Rondón, Jesse Chacón Escamillo, ex ministro de Energía Eléctrica, Alejandro Andrade y Jesús María Mantilla, quien también ejerció la cartera de Salud.

Entró al Ivss en 2003, año en el que fue nombrado miembro principal de la junta directiva por el entonces presidente Hugo Chávez. Cuatro años después fue nombrado presidente de la junta directiva, en sustitución de su excompañero de promoción, Jesús Mantilla.

Dos años después, en 2009, fue designado ministro para la Salud y en febrero de 2010 vuelve al Ivss, tras renunciar al rol de ministro de Salud “por estrictas razones de salud”, aclaró Chávez, quien elogió el trabajo realizado por Rotondaro: “No es fácil, pero lo llevó de la mejor manera”.

El entonces mandatario nacional calificó de “locuras” las versiones de la prensa local según las cuales habría renunciado por su supuesto rechazo a la entrada de cubanos en posiciones estratégicas del Ministerio de Salud y de los hospitales, reportó la agencia EFE.

En julio de 2012 fue ascendido al grado de General de Brigada, por el presidente Chávez, de un grupo de 147 militares de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb)en un acto en Fuerte Tiuna. En noviembre de 2017, dejó el cargo de presidente del Ivss.

El 19 de marzo de 2018 fue sancionado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Sus bienes fueron congelados y sujetos a la jurisdicción del gobierno estadounidense. También, estaría señalado por hechos de corrupción. Días después, el 30 de marzo, el gobierno de Panamá lo sancionó por ser considerado de alto riesgo por blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva. En mayo del mismo año el gobierno canadiense lo sancionó por considerar que las elecciones realizadas ese mes fueron un comportamiento antidemocrático.

Dos meses después, en mayo, se dio a conocer su nombre en la lista de sancionados por el gobierno de Canadá en respuesta a las elecciones de 20 de mayo calificadas como “ilegítimas y antidemocráticas”.

El 30 de octubre de 2018 el presidente de la Comisión de Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, solicitó al gobierno de República Dominicana investigar la procedencia de los fondos para la construcción de una clínica Centro Metropolitano de Medicina Avanzada (Cemav), propiedad de Rontondaro.00

 “Medicinas por votos”

Durante el diálogo, en el que vestía uniforme militar, el ex titular del Ivss sostuvo que “la política del gobierno de Nicolás Maduro consistía en controlar las compras de medicinas e insumos importados para quedarse con comisiones, lo que provocó una profunda escasez”.

“Hubo una política de control en la que los institutos y los gobiernos iban perdiendo gobernabilidad sobre la utilización de sus recursos. Hoy en día, en Venezuela ningún ministerio, ningún instituto autónomo tiene los recursos para su funcionamiento y muchas de sus adquisiciones no las realizan directamente ellos sino a través de unos comités que han creado para simple y llanamente realizar negocios ante los intereses del pueblo”, fue parte de lo que declaró Rotondaro en la entrevista.

El militar, quien estuvo al frente del Ivss desde 2007, indicó que antes de 2013, el instituto podía hacer a través de Cadivi las solicitudes de divisas para la compra de insumos y materiales médicos. Pero que, a partir de ese año, les quitan los códigos de solicitud de divisas al Seguro Social y empiezan a crear estructuras para el control de las necesidades de todo el gobierno. Esto se logra, en palabras de Rotondaro, a través de la creación de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex), que era la encargada de hacer toda la procura de los materiales e insumos y hacia las entregas. “Esto se hizo engorroso y difícil y también venían realizándose cambios en la cantidad de requisitos que se pedían para poder asignar las divisas, lo que fue colapsando el servicio hasta el año 2017 ya que Corpovex no podía seguir cumpliendo en parte por los intereses de algunos”, sostuvo el ex ministro de Salud.

Ante la pregunta del por qué de la incapacidad para dotar de insumos a pacientes y hospitales venezolanos, Rotondaro aseveró que “no es un problema de divisas ni de guerra económica, sino que es un problema de indolencia”. Acotó que “los puntos de cuenta tardaban en ser aprobados mientras había gente esperando por tratamiento de diálisis”.

“Tapamos diciendo que se debe a una guerra económica, pero para ese momento no había guerra económica, no había bloqueo de cuentas. Había disponibilidad de recursos”, afirmó.

Rotondaro también manifestó que Luis López, ex ministro de Salud y ex presidente del Ivss, decía en reuniones que “había que guardar los medicamentos para entregarlos en elecciones”. Asimismo, denunció al ex ministro para el Proceso Social de Trabajo, Francisco Torrealba, por solicitarle en una oportunidad un porcentaje de comisiones de un plan de compras del Ivss.

De la situación política del país, el ex ministro de Salud dijo reconocer a Juan Guaidó como presidente de Venezuela y afirmó que “Maduro no tiene moral ni capacidad para ser comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb)”.

Lo expresado por Rotondaro coincide con un trabajo publicado el 17 de marzo de 2019 por The New York Times y realizado por Nicolás Casey en el que se afirma que “el Gobierno de Nicolás Maduro usó a médicos cubanos y a los servicios de salud para presionar a los votantes”. “Se usaban muchas tácticas, dijeron los doctores, desde simples recordatorios para votar por el gobierno hasta denegar tratamiento a los simpatizantes de la oposición que tienen enfermedades mortales”, dice la nota del medio estadounidense.

En un ministerio lleno de “irregularidades”

Un trabajo periodístico titulado “Fundeeh: la ruina de los hospitales y el botín de los ministros” realizado por la periodista Lorena Meléndez y publicado el 22 de septiembre de 2016 en el portal web Runrunes.es, reseña que “la Fundación de Edificaciones y Equipamiento Hospitalario (Fundeeh), creada para la construcción, dotación y equipamiento de la planta física hospitalaria general especializada del país, se movía entre la opacidad y la ineficiencia”.

Según esta investigación, la Fundeeh creada en 2006 y adscrita al Ministerio de Salud no había cumplido con su finalidad y “que en vez de reducir el déficit de camas en hospitales, lo acrecentó”. El panorama de los hospitales de Venezuela era desolador pese a una inversión que, según las Memorias y Cuentas del Ministerio de Salud, fue superior a 17 mil millones de bolívares, equivalentes a 4.620 millones de dólares, indica el reportaje.

El estudio explica cómo Fundeeh se convirtió en campo de irregularidades y retrasos en obras gracias a una sucesión de ministros que se auto designaban presidentes del organismo. La investigación da los nombres de Jesús María Mantilla, Carlos Rotondaro, Eugenia Sader, Isabel Alicia Iturria, Nancy Pérez Sierra, Henry Ventura y Luisana Melo, quienes se rindieron cuentas a sí mismos.

Con respecto al paso de Rotondaro por la Fundeeh en 2009 cuando fue Ministro de Salud en reemplazo de Jesús María Mantilla, el reportaje señala que “se contrataron 654 obras y ni siquiera se culminó la mitad, sino que se llegó a 256. El acumulado histórico de contratos fue el mayor registrado hasta entonces: 734. Al año siguiente, cuando asumió Sader (la ministra siguiente), se comprobaría que había 579 pendientes”.

Una de las principales conclusiones del reportaje es que “la no ejecución de las obras había impedido a Venezuela cumplir con los estándares internacionales de asistencia sanitaria”. Según el trabajo periodístico, “la Organización Mundial de la Salud establece que por cada 1.000 habitantes haya 3,76 camas hospitalarias disponibles. Para una población como la venezolana, con 30 millones de personas, deben existir entonces al menos 90 mil de estas camas para los enfermos. Sin embargo, de acuerdo con la Memoria y Cuenta del MinSalud de 2015, (en la fecha de realización del reportaje) sólo se contaba con 25.909. Esto es, poco más de 28 % del total que debería estar habilitado”.

En otro reportaje titulado “De cómo la bota militar pisoteó la salud” realizado también por Meléndez y publicado el 22 de noviembre de 2016 en el portal web Runrunes.es se evidencia la ola de irregularidades y censura que se suscitó en el Ministerio de Salud de Venezuela entre 2007 y 2013, cuando estuvieron militares (capitanes, mayores y tenientes coroneles) al frente del ente.

Sobre Rotondaro, el trabajo de investigación indica que estuvo siete meses a la cabeza de la cantera de Salud. “En ese período, aunque corto, ubicó a tres de sus aliados militares en puestos de relevancia”, señala un fragmento del reportaje. El mayor asimilado Alexis Parra Soler, el capitán asimilado José Gregorio Flores Tovar y la coronela Eugenia Sader (quien luego sería ministra de Salud), son algunos de los nombres que, según la investigación, llegaron al ministerio de Salud puestos por Rotondaro como una forma de controlar la instancia y ocultar las irregularidades que existían. “El ministro buscaba que todo marchara a su compás e intentaba silenciar lo que sucedía en los hospitales y en los módulos de Barrio Adentro”, reza el texto investigativo.

 

 

 

Datos Básicos

Nombres
Carlos Alberto
Apellido 1
Rotondaro
Apellido 2
Cova
Nombre corto
Carlos Rotondaro
País de Residencia
Venezuela
Sector
Seguridad social, Seguros, Gobierno

Compañeros de estudio

Con Diosdado Cabello en Ejército Nacional Bolivariano desde 1980hasta 1987Es Pasado
Con Jesse Chacón en Ejército Nacional Bolivariano desde 1980hasta 1987Es Pasado
Con Alejandro Andrade en Ejército Nacional Bolivariano desde 1980hasta 1987Es Pasado
Con Jesús Mantilla en Ejército Nacional Bolivariano desde 1980hasta 1987Es Pasado
Con Tomás Schwab en Ejército Nacional Bolivariano hasta 1987Es Pasado

Cargos Públicos

Presidente/a en IVSS desde 22-05-2007hasta 2009Es Pasado
Presidente/a en IVSS desde 02-2010Es Presente

Cargos en Fundación

Miembro del directorio Suplente en Fundeeh desde 2007hasta 2007Es Pasado