Salario mínimo venezolano: 1999-2019

Desde que el chavismo se instaló en el poder en Venezuela en 1999, ha decretado 48 aumentos salariales en el país. De estos, 21 incrementos se hicieron durante el gobierno de Hugo Chávez y 27 ajustes durante el mandato de Nicolás Maduro. El más reciente ajuste salarial realizado en la nación fue dado a conocer el 14 de octubre de 2019.

La decisión incrementó el salario mínimo de 40 mil a 150 mil bolívares soberanos, lo que representa un 270% de aumento. En cuanto a la cesta ticket, esta pasó de 25 mil a 150 mil soberanos, lo que supone un incremento de 500%. El salario mínimo integral fue de 65 mil soberanos a 300 mil soberanos y el ajuste total es del 361,5%.

Perfil

Aumentos salariales del chavismo dejan en rojo a trabajadores venezolanos

Tras la inflación y otros problemas económicos, en 1998 se introdujo un nuevo cono monetario que contaba con monedas de 10, 20, 50, 100 y 200 bolívares. Estos mismos billetes fueron impresos nuevamente en 1999, cuando el nombre del país cambió de República de Venezuela a República Bolivariana de Venezuela y debía ser incluido en el papel moneda.

Es así como 1999 fue un año en el que un cono monetario renovado se estrenaba en la economía y el sueldo mínimo fue oficializado en 120 mil bolívares. Según la Gaceta Oficial Nº 36.900, en 2000 el salario fue fijado en 144 mil bolívares y, un año más tarde, en 2001 en 158.400 bolívares, tal y como señala la Gaceta Oficial Nº 37.250.

Entre 2002 y 2003, cuando el gobierno de Chávez atravesaba su primera gran crisis, las alzas de sueldo no fueron tan recurrentes. La Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 5.585, señala que en 2002, se cobraban 190.080 bolívares. En 2003, la suma ascendió a 247.104 bolívares, según la Gaceta Oficial Nº 37. 681.

Ajustes en mayo. En 2004, se establece en la legislación nacional que los ajustes salariales por primera vez en el año se realizarán cada 1º de mayo, en honor  al Día de los Trabajadores. En mayo de ese año, el sueldo mínimo es colocado en 296.520 bolívares y para agosto de 2004 el salario alcanzó la suma de 321.235 bolívares.

El 2005 está entre los años más recatados de la era chavista en esta materia. Solo se realizó un aumento salarial y ocurrió en mayo de ese año, cuando el sueldo se ubicó en 405 mil bolívares. En 2006, año de elecciones presidenciales, se dieron dos incrementos. En mayo de 2006, el salario fue fijado en 465.750 bolívares. Cuatro meses después, el sueldo fue incrementado a 512.535 bolívares.

En 2007, ocurre el último aumento salarial con una moneda que quedaría obsoleta dentro de la economía venezolana. En mayo de ese año, el sueldo es fijado en 614. 790 bolívares, bolívares que –según el gobierno de Chávez y, al menos, nominalmente- serían mucho más fuertes.

Quincenas en bolívares fuertes. El 6 de marzo de 2007 el gobierno de Chávez dictó el decreto Nº 5.229 de Ley de Reconversión Monetaria a través de una Ley Habilitante. Este decreto, publicado en la Gaceta Oficial Nº 38.638, estableció la eliminación de tres ceros  a la moneda nacional y que su nueva denominación sería Bolívar Fuerte, abreviado como “Bs. F”.

La medida entró en vigencia en enero de 2008 y tres meses más tarde, el sueldo mínimo pasó de 614.790 bolívares, valor en el que estaba en 2007; a 799, 23 bolívares fuertes, en abril de 2008.

Desde 2009, comenzó en el chavismo una tendencia a elevar los salarios al menos dos veces al año, en los meses de mayo y septiembre. En mayo de 2009, el sueldo alcanza la cifra de 879, 30 bolívares fuertes y para septiembre de ese año un nuevo incremento lo coloca en 967,50 bolívares fuertes.

Esta misma tendencia se adoptó hasta 2012. En mayo de ese año, el salario fue subido a 1.780, 45 bolívares fuertes. Para septiembre de 2012, sobrepasó el monto de los dos mil y se ubicó en 2.047, 52 bolívares fuertes.

Sueldos con Maduro. Nicolás Maduro llega a la presidencia de Venezuela en abril de 2013 y con él los reiterados incrementos salariales. Un mes después de su victoria en las elecciones, en mayo de 2013, el sueldo es fijado en 2.457 bolívares fuertes. En septiembre de ese año, llega a 2.702, 72 bolívares fuertes y para noviembre de 2013 es vuelto a incrementar a 2.973 bolívares fuertes.

La situación no cambió mucho para 2014 y bajo una supuesta filosofía de “protección a la clase obrera”, cuyo telón de fondo real era una alta inflación, Maduro dictaminó tres aumentos salariales a lo largo de este año. El primero en enero de 2014, cuando el sueldo subió  a 3.270 bolívares. El segundo en mayo de ese año, cuando fue elevada la cifra a 4.251 bolívares; y el último en diciembre de 2014, mes en que el salario alcanzó el monto de 4.889, 11 bolívares fuertes.

Cuatro alzas anuales. En 2015, los efectos de la crisis económica que sufre Venezuela eran ya muy notorios. Según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), en ese año la inflación se aceleró un 180,9% y el Producto Interno Bruto (PIB) se contrajo en un 5,7%. Ante este escenario nacional, el Gobierno de Maduro ve en los aumentos salariales una forma de palear la situación. Cuatro incrementos de sueldos, una cifra récord hasta entonces, son decretados en 2015.

En febrero de 2015, el salario fue elevado a la suma de 5.622, 48 bolívares. En mayo de ese año, a 6.746, 98 bolívares. Dos meses más tarde, en julio de 2015, el sueldo alcanza la suma de 7.421, 68 bolívares; y en noviembre de 2015, la cifra por concepto de salario mínimo ascendió a 9.648, 18 bolívares. Un dato importante es que entre principios y finales de año, el salario aumentó poco más de 4 mil bolívares fuertes, es decir, se duplicó ante la pérdida del pode adquisitivo que sufrían los venezolanos.

El integral se pone de moda. En materia salarial, el gobierno de Maduro popularizó en 2016 el establecimiento del salario integral. Este no sólo contemplaba el sueldo mínimo, sino también el beneficio del ticket de alimentación. Según declaraciones del Jefe de Estado, “era una forma de paliar los gastos de la gente, cuyo principal rubro de consumo eran los alimentos”. Y los precios de los alimentos eran de los más afectados por el espiral inflacionario.

Asimismo, 2016 se caracterizó por ser un año en el que los sucesivos incrementos del sueldo mínimo eran superados por el alza del beneficio de alimentación. En marzo de 2016, el salario fue aumentado a 11.578 bolívares fuertes y el ticket de alimentación a 13.275 bolívares. Esto dejaba al denominado salario mínimo integral en 24.853 bolívares fuertes.

La fórmula se repitió a lo largo de 2016. Para mayo, el sueldo mínimo aumentó a 15.051,15 bolívares, mientras que la cesta ticket a 18.585 bolívares (el salario integral quedó igual a 33.636,15 bolívares). En septiembre, el salario mínimo fue incrementado a 22.576,00 bolívares, mientras que la cesta ticket a 42.480 bolívares (el salario integral se ubicó en 65.056 bolívares). Finalmente, en noviembre de 2016 el sueldo mínimo  aumenta a 27.091 bolívares, mientras que la cesta ticket llega  a 63.720  bolívares (el salario integral es fijado en 90.700 bolívares).

 

Récords en aumentos. Cinco veces fue incrementado el sueldo por el Gobierno de Maduro en 2017. Este número de aumentos salariales en un mismo año es récord en la historia venezolana. Sin embargo, más allá de ser considerado como una medida positiva o eficaz, la opinión pública nacional veía con resquemor los ajustes por considerar que contribuían más a la inflación que a la mejora de su poder adquisitivo.

Las alzas iniciaron en mayo de 2017, cuando el sueldo mínimo se situó en 65.021 bolívares, mientras que la cesta ticket aumentó a 135 mil bolívares (el salario integral quedó en 200.021 bolívares). En julio de 2017, el Gobierno venezolano decretó que el salario mínimo pasaba a 97.531 bolívares, mientras que la cesta ticket aumentó a 153 mil bolívares (el salario integral llegó a 250.531 bolívares).

Para septiembre de 2017, el sueldo mínimo fue incrementado a 136.544,48 bolívares, mientras que la cesta ticket subió a 189 mil bolívares (el salario integral se ubicó en 325.544,18 bolívares).

En octubre de 2017, la inflación en Venezuela llegó a 44,5 %, según datos de  la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional. Esta instancia también  indicó que la nación había entrado en hiperinflación, caracterizada por un ritmo de aumentos de los precios que sobrepasa los tres dígitos. La inflación anual acumulada fue de 825,7 %

El fin de 2017 cerró con dos incrementos salariales más en apenas dos meses. El primero se decretó en noviembre, cuando el sueldo mínimo pasó a 177.507 bolívares, mientras que la cesta ticket subió a 279 mil bolívares (el salario integral llegó a 456.507 bolívares). El segundo, en diciembre, tan solo un mes después. En esta oportunidad, el salario mínimo llegó a 248.510,40 bolívares, mientras que la cesta ticket se ubicó en 549 mil bolívares (el salario integral se fijó en 797.510,40 bolívares). 

Bolívar se vuelve  “soberano”. 2018 siguió con la impronta de incrementos salariales de 2017. Cinco nuevos aumentos también se decretaron durante este año. En marzo, el salario mínimo pasó a 392.546 bolívares, mientras que la cesta ticket aumentó a 915.000 bolívares (el ingreso integral se ubicó en 1.307.546 bolívares fuertes).

En mayo de 2018, el sueldo mínimo se fijó en un millón de bolívares fuertes, mientras que la cesta ticket fue subida a 1.555.500 bolívares fuertes (el salario integral quedó en 2.555.500 bolívares fuertes). El mes siguiente, en junio de 2018, llegó el tercer incremento del año. El sueldo mínimo pasó a tres millones de bolívares fuertes, mientras que la cesta ticket llegó a 2.196.000 de bolívares fuertes (el ingreso integral se sitúo en  5.196.000 bolívares fuertes).

El 25 de julio de 2018 apareció publicado en la Gaceta Oficial N° 41.446, el Decreto N° 3.548 sobre la reconversión monetaria a partir del 20 de agosto de 2018. Esta nueva modificación del cono monetaria, diez años después de la de 2008, se hizo en el marco del estado de excepción y de emergencia económica implementado por el presidente Maduro.

Cinco ceros fueron eliminados a la moneda en esta ocasión y su símbolo quedaría fijado en “Bs. S”. Después de esta medida, el salario fue alzado en dos oportunidades más con el nuevo cono monetario. En septiembre de 2018, salario mínimo pasó a 1.800 bolívares soberanos, mientras que la cesta ticket fue fijado en 180 bolívares soberanos (el salario integral quedó en 1.980 bolívares soberanos). Esta fue la primera vez desde marzo de 2016 que el beneficio de alimentación no sobrepasaba la cifra del sueldo mínimo.

En diciembre de 2018, el salario mínimo fue ubicado en 4.500 bolívares soberanos, mientras que la cesta ticket quedó en 180 bolívares soberanos (el ingreso integral se sitúo en 4.680 bolívares soberanos. El 2019 también comenzó con aumento salarial. En enero de 2019, se fija el sueldo en 18 mil bolívares soberanos.

Meses más tarde, el Decreto Nº 3.829 publicado en la Gaceta Oficial Extraordinaria Nº 6.452, de fecha 25 de abril de 2019, fijó el salario mínimo en 40 mil soberanos a partir del 16 de abril de ese año.

Datos Básicos

Tipo de Organizacion:
Casos
Nombre Fantasía:
Salario mínimo venezolano
País:
VENEZUELA
Fecha Fundación:
1999