A nadie le falta Dios

0
323

La religión ha sido un factor determinante en la historia de la humanidad. En Venezuela, un país donde de acuerdo con la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV) se garantiza la libertad de religión y de culto, las instituciones religiosas y sus representantes han ejercido -no sin consecuencias- una importante incidencia en el ámbito público. La Carta Magna también establece en su artículo 2 que: “Venezuela se constituye en un Estado democrático y social de Derecho y de Justicia (…)”, es decir, es un Estado laico.

De hecho, el 18 de noviembre de 2019, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, anunció la creación de la Vicepresidencia de Asuntos Religiosos, la cual estará bajo la titularidad de José Gregorio Vielma Mora.

Revisemos cómo en este marco los representantes de diferentes religiones han participado y participan en la escena política nacional.

La Iglesia Católica

La Iglesia Católica y sus representantes encabezan la lista. En el país, el 71% de la población se identifica como católicos de acuerdo con el sacerdote jesuita Jesús María Aguirre, en su Informe sociográfico sobre la religión en Venezuela, publicado en 2012.

En este contexto, el cardenal Jorge Urosa Savino, ex arzobispo de Caracas, ha mostrado en más de una ocasión su oposición al gobierno de Nicolás Maduro. Antes de dejar su cargo clerical e incluso recientemente que tiene la condición de arzobispo Emérito, Urosa ha exigido al gobierno solucionar la emergencia social de Venezuela.

El primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) y obispo de San Cristóbal, Mario Moronta, ha sido cuestionado por su relación con el fallecido presidente Hugo Chávez. De hecho, en 2007 le dedicó una Carta Pastoral al Socialismo del siglo XXI.

No obstante, en enero de 2018, aseguró que la petición de Maduro a la Fiscalía, de investigar las homilías del obispo de San Felipe, Víctor Hugo Basabe, para determinar si hubo “delito de odio”, van en contra de toda la Iglesia en el país.  Por su parte, en febrero de 2019 el clérigo envío una carta abierta a Maduro, en la que pedía al mandatario que “escuchase el clamor del pueblo”.

El 19 de septiembre de septiembre de 2019, de acuerdo con una reseña de Runrun.es, el prelado declaró acerca de la crisis venezolana, y aseguró que la CEV repudia todo lo que atente contra la vida humana, así como la tortura y el empobrecimiento de la gente. “Como pastores de una Iglesia sin fronteras, no podemos aceptar que quienes debieran construir puentes de encuentro e integración, se burlen de los esfuerzos solidarios mostrando una fuerza irracional y amenazante”, aseveró.

El evangelio de Bertucci

Otra muestra de la presencia de la religión en el terreno político venezolano fue la participación del pastor evangélico, Javier Bertucci, en las cuestionadas elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018. Bertucci es dirigente del Partido Esperanza por el Cambio, fundador de la iniciativa El Evangelio Cambia y pastor de Maranatha Venezuela.

En la actualidad, Bertucci forma parte de un sector minoritario de la oposición encabezado por el diputado de la Asamblea Nacional (AN) y miembro del partido Cambiemos, Timoteo Zambrano, junto a Claudio Fermín, Luis Augusto Romero, de Avanzada Progresista, y Rafael Marín, quienes sostienen una mesa de diálogo con la vicepresidenta del gobierno de Maduro, Delcy Rodríguez, el ministro de Comunicación e Información, Jorge Rodríguez, el canciller, Jorge Arreaza y el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, en representación del gobierno de Maduro.

El judaísmo en Venezuela

El judaísmo, por su parte, también es una expresión religiosa que se ha visto vinculada con la política en el país. Isaac Cohen, Rabino Principal de la Asociación Israelita de Venezuela (AIV), recibió la orden Libertadoras y Libertadores en su segunda clase por parte de Maduro en 2018, por sus 40 años al “servicio de la nación”. Cohen, quien ha declarado reiteradas veces que la comunidad judía de Venezuela es apolítica afirmó en febrero de 2019 que él y toda su colectividad “aceptaba” el reconocimiento por parte de Israel de Juan Guaidó como presidente interino del país.

Encuentra en Poderopedia Venezuela los perfiles de los principales representantes de la religiosidad en Venezuela:

Monseñor José Luis Azuaje:  Presidente de la Conferencia Episcopal (CEV), nombrado el 9 de enero de 2017 para presidir la junta directiva de la institución que asocia a los obispos venezolanos, durante el período 2018-2021, en sustitución de Diego Padrón. El 7 julio de 2019, durante la inauguración de la 92 Asamblea plenaria de los obispos de Venezuela, condenó los actos de represión cometidos por los cuerpos de seguridad, del gobierno de Nicolás Maduro, en contra de manifestantes de oposición. Lee más aquí.

Monseñor Mario Moronta: Primer vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana para el período 2018-2021. Es el obispo de la Diócesis de San Cristóbal, en el estado Táchira, cargo que desempeña desde hace 20 años. El 6 de mayo de 2019 se dio a conocer que Moronta interpondría una denuncia en tribunales nacionales y extranjeros contra la ministra de Servicio Penitenciario, Iris Varela. Lee más aquí.

Monseñor Víctor Hugo Basabe: Obispo titular de la Diócesis de San Felipe, en el estado Yaracuy. Abogado egresado de la Universidad del Zulia (LUZ) en 1989. Se ha desempeñado como subsecretario y secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV). El 9 de octubre de 2018 los diputados oficialistas del Consejo Legislativo del estado Lara lo declararon persona “no grata” debido a que, en los actos de la celebración de la Divina Pastora, en el mes de enero de ese año, en su homilía dirigió unas palabras en contra de Maduro. Lee más aquí.

Cardenal Jorge Urosa Savino: El 24 de febrero de 2006 fue elevado a Cardenal, puesto que mantiene hasta la actualidad, y nombrado miembro de la Pontificia Comisión para América Latina y del Pontificio Consejo Justicia y Paz. Durante una entrevista realizada por Circuito Éxitos el 23 de febrero de 2017 dijo que el gobierno venezolano toma medidas que violan los derechos de las personas y se burlan de la participación del Vaticano en el diálogo entre el oficialismo y la oposición. Lee más aquí.

José Virtuoso: Sacerdote jesuita venezolano. Es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Rafael Urdaneta (1986) en Zulia, doctor en Historia de las Ideas Políticas de Venezuela de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB). Es el actual rector de la UCAB. Integra el Frente Amplio Venezuela Libre, plataforma dada a conocer por la oposición el 8 de marzo de 2018 para enfrentar la crisis venezolana y recuperar la democracia. Lee más aquí.

Luis Ugalde: Sacerdote jesuita, historiador y teólogo. Es licenciado en Filosofía y Letras, Teología y Sociología. Fue rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), durante el período 1990 y 2010. El 7 de noviembre de 2018, durante un conversatorio en la biblioteca del Instituto Universita­rio Jesús Obrero (IUJO), el padre Ugalde, afirmó: “Este gobierno viola sistemáticamente la constitución, cuyo papel es fundamental para reconstruir el país”. Lee más aquí.

Baltazar Porras: Presidente delegado del Sínodo para la Amazonía, designado por el Papa Francisco. VI Arzobispo de la Arquidiócesis de Mérida, cardenal y cronista oficial de la ciudad desde 1990. Fue presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana entre 1999 y 2006. El 6 de mayo de 2019 envió un mensaje a la dirigencia política de Venezuela a través de su cuenta oficial de Twitter: “Nos ha tocado vivir tiempos difíciles, pero aquí está la Iglesia de pie, al lado de su pueblo. Somos la voz para denunciar la barbarie que están viviendo nuestros jóvenes, de los ataques desmedidos por ejercer su derecho a recuperar la paz del pueblo”. Lee más aquí.

Pastor Javier Bertucci: Es presidente con el 91% de las acciones de Constructora Bertucci, C.A, empresa que tiene como principal objetivo la: “Ejecución de proyectos, construcción y mantenimiento de toda clase de obras civiles”. Ha representado empresas petroleras como Tecnopetrol y Minería HG 2.8. Su nombre salió a relucir como una de las personas investigadas en el reportaje transnacional Panamá Papers, que compila documentos de Mossack Fonseca. Lee más aquí.